Quienes Somos

Quienes Somos

Almendral S.A. es una sociedad de inversiones que crea valor a través de su participación en distintos sectores económicos.

Actualmente, con el 54,86% de la propiedad, es el accionista controlador de ENTEL, la mayor empresa de telecomunicaciones de Chile. ENTEL representa más del 98% de sus inversiones. Posee además activos menores en el área inmobiliaria.

Creada en 1981, Almendral ha sido un actor relevante también en los sectores energético y sanitario.

Las actividades desarrolladas por ENTEL comprenden servicios de telecomunicaciones móviles, incluyendo voz, valor agregado, datos, banda ancha e Internet móvil, así como servicios de red fija, básicamente orientada a la propuesta de soluciones integradas, que comprenden servicios de redes de datos, telefonía local, acceso a Internet, telefonía pública de larga distancia, servicios de tecnologías de la información (data center, Externalización de Procesos de Negocio (BPO) y continuidad operacional), arriendo de redes y negocios de tráfico mayorista. También provee de servicios de call center para el mercado corporativo y para las empresas del Grupo.

Administración

La sociedad es administrada por un Directorio compuesto por siete miembros, que pueden ser accionistas o no.
Los miembros del Directorio son elegidos por la Junta General Ordinaria de Accionistas y duran un período de tres años. De acuerdo a la legislación vigente, la Sociedad tiene un Comité de Auditoria formado por tres Directores.

Presidente

Luis Felipe Gazitúa Achondo

Vicepresidente

Gonzalo Ibañez Langlois (*)

Directores

José Ignacio Hurtado Vicuña
Roberto Izquierdo Menéndez
Gastón Cruzat Larraín (*)
Paul Spiniak Vilensky (*)
Cristián Arnolds Reyes

Gerente General

Álvaro Correa Rodríguez

(*) Miembro del Comité de Directores

Estructura Corporativa

La sociedad es controlada por importantes grupos económicos, los cuales suscribieron un pacto de actuación conjunta el año 2005.

Las participaciones accionarias al 31 de diciembre de 2016 son las siguientes:

grupo # accionistas participación
Matte 16 32,57%
Fernández León 3 12,02%
Hurtado Vicuña 3 10,76%
Consorcio 3 9,71%
Izquierdo Menéndez 21 7,99%
Gianoli 4 5,19%
Total Controlador 51 78,25%
Minoritarios 1.668 21,75%
Total 1.718 100%

La sociedad tiene 18.017.579.131 acciones suscritas y pagadas.


Estructura corporativa

Estrategia Corporativa

La estrategia de la empresa ha sido invertir en áreas donde existan oportunidades para crear valor tanto para sus accionistas como para la sociedad. Su interés se centra en que las compañías donde invierte sean líderes dentro de su industria y que contribuyan en forma relevante al desarrollo de los sectores en los cuales están insertas.

Esta estrategia se lleva a cabo, como norma general, manteniendo el control de las sociedades en que invierte ya sea directamente o mediante alianzas estratégicas, como también utilizando una política financiera conservadora y una filosofía de trabajo de máxima transparencia.

Prácticas de Gobierno Corporativo

Historia

El origen de Almendral se remonta a septiembre de 1921, fecha en que se fusionaron las empresas Chilean Electric Transway Co. y la Compañía Nacional de Fuerza Eléctrica, para crear la Compañía Chilena de Electricidad, Chilectra.

En 1970, Chilectra se convirtió en una empresa estatal. En 1981, cambió su estructura corporativa, distribuyendo sus operaciones en tres filiales. Una de ellas fue Chilectra V Región, nombre que mantuvo hasta 1993, cuando cambió a Chilquinta S.A.

Entre 1986 y 1987 el Estado de Chile privatizó Chilectra V Región. Sus nuevos accionistas (actuales controladores de Almendral) adoptaron una estrategia de diversificación que se materializó en inversiones en áreas principalmente de servicios básicos, como los sectores eléctrico, de telecomunicaciones y sanitarios, entre otros. Este proceso comenzó en 1988, con la compra del 19,83% de las acciones de Laboratorio Chile S.A., en alrededor de US$ 4 millones.

En 1992, la compañía internacionalizó sus inversiones al adquirir el 15% de Central Puerto, una de las principales generadoras termoeléctricas de Argentina. En ese mismo año recibió una atractiva oferta por sus acciones en Laboratorio Chile, las cuales vendió en seis veces el valor de adquisición.

En 1993 adquirió el 15,1% de ENTEL, un año después de concluido el proceso de privatización de dicha sociedad.
Posteriores adquisiciones le permitieron elevar su participación a más del 25%.

Paralelamente, la compañía ingresó al negocio de los servicios públicos sanitarios adjudicándose un contrato de gestión con inversión con Esval S.A., siendo ésta la primera iniciativa del Estado de Chile para incorporar capital privado en ese sector. De esta forma se creó Aguas Quinta S.A., con un capital inicial equivalente a US$ 10 millones.

En 1994, la sociedad amplió una vez más sus fronteras al adquirir Luz del Sur S.A., empresa de distribución eléctrica de la ciudad de Lima, Perú. En el negocio sanitario, en tanto, se asoció con la compañía española Aguas de Barcelona, Agbar, y se adjudicó la primera privatización de una empresa sanitaria en Chile, Aguas Décima S.A., en la ciudad de Valdivia. Posteriormente vendió el 49% de Aguas Quinta S.A. a su socio Agbar, fortaleciendo de este modo la alianza.

Entre 1995 y 1996 la Empresa obtuvo el control de las compañías de distribución eléctrica Energía de Casablanca S.A. y Litoral S.A., aumentando su presencia en la Quinta Región. En ese mismo período, la sociedad culminó un proceso de reestructuración corporativa que dio origen a cuatro áreas de desarrollo: Eléctrica, Sanitaria, Telecomunicaciones e Inmobiliaria. Asimismo, para fortalecer la capacidad de gestión de cada sector de inversión, en 1995 creó una nueva filial: Chilquinta Energía S.A., empresa especializada en el sector eléctrico, a la cual traspasó los activos y las zonas de concesión eléctrica, y las inversiones en Perú y Argentina.

En 1996, la Empresa firmó un pacto de accionistas con Stet International Netherlands N.V (hoy Telecom Italia), a través del cual accedió al control de Entel. En el área inmobiliaria, formó una asociación estratégica con Constructora Salfa S.A. para desarrollos en la Quinta Región.
En junio de 1999, la compañía vendió el 100% de su participación en las empresas del sector energético en US$ 473 millones, obteniendo una utilidad equivalente a US$ 265 millones.
En noviembre de 2000, la sociedad puso término al contrato con Esval en el Litoral Sur de la Quinta Región, después de una exitosa gestión que logró triplicar el valor invertido inicialmente en Aguas Quinta S.A. y dar solución al déficit histórico de calidad del servicio en la zona.

En marzo de 2001, la compañía vendió el 25,63% de Entel a Stet International Netherlands N.V. en US$ 827 millones, generando una utilidad equivalente a unos US$ 480 millones.
En el período en que la Sociedad participó en la gestión de Entel, ésta se transformó completamente, pasando de ser un operador monopólico de larga distancia a una empresa líder tanto en telefonía móvil como en el sistema multicarrier.
Los fondos provenientes de estas ventas fueron repartidos a los accionistas vía dividendos y disminución de capital. En 2001, la Sociedad cambió su nombre a Almendral S.A., y durante los cuatro años siguientes continuó con participaciones en los negocios sanitario e inmobiliario, manteniéndose atenta a nuevas oportunidades de inversión en el mercado.

En marzo de 2005 retornó a Entel adquiriendo esta vez el 54,76% de la propiedad a Telecom Italia International N.V. en US$ 934 millones. Formó con este propósito la filial Almendral Telecomunicaciones S.A., la cual a través de Inversiones Altel Ltda. adquirió dicha participación.
La operación significó llevar a cabo un aumento de capital por una suma equivalente a US$ 501 millones y suscribir créditos por US$ 467 millones.

El 12 de octubre de 2006, aceptando una oferta de compra, Almendral S.A. y Agbar Chile S.A. vendieron a Marubeni Corporation y Marubeni Limitada (Chile) el 100% de las acciones de Aguas Décima S.A. en $20.517 millones.

Entre los años 2005 y 2010, la sociedad ha consolidado su inversión en Entel y mejorado su situación financiera. En el año 2007 realizó un prepago de pasivos que le permitieron liberar la prenda sobre 47.304.740 acciones de Entel. Al 31 de diciembre de 2010 había sido pagada la mayor parte de la deuda, quedando un saldo de Largo Plazo de UF 3,84 millones que se amortizará semestralmente hasta diciembre del año 2014.